12 de marzo de 2018

El libro de la oración del Padre Nuestro

No habiendo podido encontrar una editorial que lo fuese a publicar, hago esta contribución a la humanidad, principalmente dedicada a los hijos del Pueblo de Israel (el  verdadero, el espiritual, no el étnico), la semilla adámica.

He decidido después de casi 5 meses de haber tenido publicado el libro completo para su descarga gratuita, pero ahora con el objeto de poderlo llevar al papel, he retirado su contenido principal para poderlo imprimir, el que debido al bajo tiraje de cada impresión ha elevado el costo, lo cual ha dejado el precio de venta actual en $4.999 o US$8,00 mas gastos de envío. La edición es de 72 páginas.

Los pedidos se pueden hacer a los correos:

centro.enoquiano@yahoo.com y/o
centroenoquiano@gmail.com 

o comprar directamente aquí:  https://articulo.mercadolibre.cl/MLC-464054619-libro-de-la-oracion-del-padre-nuestro-_JM








ORACION DEL PADRE NUESTRO.

YHVH - יהוה

CLAVES PARA LA SALVACION Y REDENCION





JUAN MIGUEL PARDO MUGURUZA



©2006 Inscrito y registrado en Santiago de Chile bajo el Nº155273.










ORACION DEL PADRE NUESTRO.

YHVH -יהוה 

CLAVES PARA LA SALVACION Y REDENCION







PREFACIO



El presente libro es una gran muestra de amor, el verdadero amor, que nos llega a todos en nuestro Universo, nuestra gran posibilidad de salvación y la realización del plan divino para llevarlo a cabo. Es difícil escribir una obra de la magnitud de aquello que significa esta oración, para todos no solo a la cristiandad sino a cada ser humano en este planeta, es difícil porque todos tenemos un pasado que nos persigue y la mayoría con acciones de las que nos avergonzamos, como es mi caso de tal modo que me ha sido difícil poder exponer la presente obra, tratándola de separar de mi culpa, por lo que me disculpo con cada una/o de ustedes si es que tiene un enfoque muy culposo, pero lo realmente importante es sentir y saber que si es efectivo que hay un hermoso plan divino que está pendiente de todos y para todos y cada uno, para nuestra salvación, redención y liberación independientemente de cada credo, religión o forma de pensar y que está basada en el amor en que nosotros hemos vivido y actuado con nuestros semejantes y en prácticamente cada pensamiento hacia nuestra especie y la creación toda, así es que váyale al lector/a mi más grande abrazo por tener este libro en sus manos y mi deseo personal de que pueda experimentar algo, lo mismo o más, de aquello que a mi me ha tocado experimentar y sentir del Amor del Padre Yahveh y del hijo unigénito conocido como el Mesías Yahshua, bienvenido al universo del Amor. Por favor siéntanse partícipes, porque este libro ha sido escrito a causa de ustedes, de tal modo que cada uno es un co-protagonista del mismo, cada vez que te sientas tocado en tu corazón piensa, siente y date cuenta de que alguien en lo alto está escuchando tu lectura y regocijándose en ello, no estás haciendo una lectura sorda, en lo alto de los cielos, te hallarías cantando, haciendo una proclamación divina, no te sientas ajeno a esto, más de alguien te ama en profundidad.






PREPARACION A LA ORACION



El Padre Nuestro es la única oración de esta magnitud que ha sido dada en el mundo y para todos, por un gran Maestro, Yahshua Yahveh, (Yahshua el Mesías). Dentro del ámbito de la Cristiandad, no se ha entregado otra, con todo el alcance, sentido, profundidad y poder que significa la oración del Padre Nuestro u oración del Señor.

Debido a la trascendencia de este trabajo y su potencia, es importante y necesario realizar esta introducción de manera preparatoria a la oración en si misma ya que a partir de estos momentos se inicia un proceso con energía para todos aquellos que lo hagan de corazón y con Fe.

Previamente esbozaremos un concepto sobre la oración en términos generales.

La oración, es una forma de comunicación con la divinidad, y el hombre siempre ha buscado, la manera de ser escuchado por alguien con autoridad en estos planos y de no ser así lo busca en otras instancias superiores para así poder resolver sus problemas, los que para el, en un determinado momento de su vida, no tienen solución alguna. Además, ha buscado de una manera u otra, manifestar su espiritualidad hacia Dios o el Creador de una manera más bien intuitiva.

Es necesario definir la oración primeramente, orar proviene del latín –una lengua muerta- orare y que significa hablar en público para persuadir y convencer a los oyentes, pero la definición que se ajusta mejor a nosotros en relación con este libro, es aquella de rogar, pedir, o suplicar a Dios, vocal o mentalmente.

Aunque también es usada la oración para alabanza y no solo como petición, cabe hacer notar que también se ora a otras entidades divinas, angélicas, arcangélicas o a seres búdicos, bodisatvas, o avatares, etc., o como se las denomine en toda la amplia gama y diferente terminología religiosa.

La oración está directa e indirectamente relacionada con la Fe, y ésta última se halla confundida con las creencias, hoy en día la gente tiene trastocado el concepto de la fe y ésta ha pasado a ser sinónimo de las creencias, lo cual está muy lejos de ser así ya que son cosas muy distintas. Dicho de manera breve y sucinta, Fe es algo que uno siente como verdadero en su corazón sin tener algún tipo de comprobación empírica o racional de ese sentir y la creencia es algo intelectual formado por la razón e inculcado en una persona a través de ella misma o de terceros de tal manera que se tiene un íntimo convencimiento de cosas que tampoco han tenido comprobación empírica o racional y que se dan por verdaderas.

Esto es a nivel de todo el orbe y es común entre las personas preguntarse entre ellas por las creencias de las otras personas o grupos, a veces con el fin de profundizar el conocimiento, a veces producto de un interés turístico, por un viaje que se va a realizar, o por simple curiosidad, y se escuchan preguntas como por ejemplo: ¿en qué creen?, ¿creen en Dios?, ¿tu crees en los extraterrestres?, etc., y por supuesto, se hacen preguntas sobre cosas que no pasan por creencias, sino por conocimiento, así por ejemplo la existencia de los extraterrestres no pasa por la opinión de las mayorías o minorías y lo que crean éstas, en lo personal he podido comprobar su existencia con hechos y actos y si alguien me preguntase si creo en los extraterrestres, mi respuesta obviamente sería que no, porque no “creo” en ellos, yo “se” que existen. Yo tengo conocimiento de su existencia, tengo certeza en mi afirmación; los que dicen creer o no creer tienen imaginación en uno u otro sentido y esto es muy importante ya que las discusiones del mundo y hacia donde está dirigido por sus gobernantes se basa en las creencias, porque la gente toma decisiones sobre la base de sus creencias ya que no tienen certeza de las cosas, porque no tienen conocimiento cabal de ellas. Lo mismo ocurre con relación a lo sagrado, existe una enorme cantidad de creencias y ninguna certeza de los fundamentos o verdades tras tales afirmaciones, es tan importante esto, que consecuencia de ello, es que se ha actuado por toda la humanidad de la manera en que se actúa, en todos los ámbitos de la vida, familiares, sociales, étnicos, societarios, de salud, educación, política, religión, ciencia, economía, etc. Y de esta manera hay creencias en cada uno de dichos aspectos, así hay creencias científicas, creencias históricas, creencias sociales, creencias religiosas y muchas más sin que la enumeración anterior importe alguna cosa mayormente y el común denominador de dichas creencias, es algo no comprobado, sino repetido e impuesto a través de la moral o del miedo, ya sea este último consciente o no, por ende es fruto intelectual de la mente y no una verdad. Lo anterior no obsta a que algunas de las creencias puedan eventualmente coincidir con algunas verdades, o sea, no la totalidad de las creencias son falsas, algunas son un reflejo de hechos verdaderos.

Teniendo claro lo anterior es que podemos decir que lo que en realidad se está manifestando en la actualidad, en gran medida es la falta de fe. Me refiero a la inexistencia o ausencia de fe. También se “cree” en la fe, pero es irreal, es un engaño o autoengaño, producto de la mente y se usa como sinonimia, fe de creencia, siendo en realidad una simple creencia más no fe.

Podemos ver que dentro de las búsquedas, dejando aparte la espiritual, la humanidad busca cada día más, respuestas materiales a distintos problemas, esto es un síntoma de la falta de fe. Cuando alguien manifiesta algún tipo de espiritualidad a otra persona, la reacción más habitual que obtenemos de ella es “hey, estamos en este mundo”, como si decir eso supusiese que lo espiritual aquí no se da o no resuelve problemas o es de otro mundo, y cada vez que se presentan alternativas o enfoques espirituales, se hace mención de que estamos en la materia y por último, que la materia está separada de lo espiritual, que las cosas de aquí abajo son distintas de las de arriba, etc.

Debido a lo anterior se hace imprescindible también hacer un pequeño comentario y aclaración al respecto. La espiritualidad está ligada a la materia íntimamente, no son cosas separadas como a veces se señala en forma errónea, son cosas totalmente complementarias, y lo que se ignora grandemente es que las cosas procedentes de los planos espirituales inciden de manera abierta y determinante sobre los planos materiales y esto lo compruebo a diario, como todos aquellos que usan las leyes espirituales conscientemente. Estamos en el punto en que uno puede optar por ver las cosas solo desde los planos materiales, como se ha hecho generalmente hasta ahora o puede si así lo desea, empezar a ver las cosas desde el prisma de la espiritualidad, lo que redundará en un resultado y forma diferente de entender las cosas y de esta manera se puede conseguir algo mejor, no se obvia en esto el punto de vista material, ni se deja de trabajar con la materia, sino que se hace desde otro vértice, de un ángulo diferente.

La humanidad en general ha llenado el gran vacío de la fe, con un cargamento de creencias para sustituir la fe, se cree en todo tipo de cosas pero ninguna de estas se sostiene por si misma, ya que no hay fundamento para ello, solo hay un creer. Por ejemplo, una persona enferma que dice creer en Dios, y cuando quiere sanarse sin embargo, recorre y acude a todos los médicos en busca de ayuda, para su problema, porque hasta ahí llega su fe, ahí se acaba la fe en que Dios podría haberlo ayudado o incluso hacer un milagro, esa persona cree que para eso están los médicos y esta persona sí cree en ellos, y es otra creencia más, y probablemente no le resulte, por eso va de médico en médico; es habitual oír a muchos sacerdotes de las religiones del hombre luego de ocurrida alguna tragedia, pedir “dinero” en vez de hacer oraciones con fe en que las cosas pueden tener otras soluciones y no solo el sacarle dinero a la gente. Eso es lo que está fallando en la humanidad, ese es el gran problema, muchas creencias y falta de fe.

La fe es un camino distinto de las creencias, que se puede dar a través del conocimiento o a través de la intuición; la fe o expectativa segura de cosas que se esperan pero que no se ven, eso es lo que necesitamos. En algún sentido se podría decir que la fe admite una clasificación, hay una fe ciega en que yo sostengo algo por un íntimo convencimiento de que ese algo es o va a ser y también existe aquella fe derivada del conocimiento que por sabiduría e inteligencia conducen a la fe.