24 de noviembre de 2008

Un mensaje de Amor.


En espera de pocos y posibles comentarios a la entrada anterior, sobre nuestro Ramadán, o sea, el Ramadán para el mundo, quiero aprovechar de dejar este pequeño en líneas, pero grande en "corazón" mensaje, para todos.
Esta importante oportunidad que se nos ha dado, siento que nos permitirá dar los pasos finales hacia el esperado y antiguo anuncio hecho por los Mayas en sus profecías. Tengo la impresión de que todo podría ir más rápido ahora, nunca olviden de que estamos limpiándonos de nuestras pasadas limitaciones, para que pueda producirse la apertura de los siete sellos. Para que esto pueda ser realidad, mayores porciones del planeta hasta cubrir la totalidad de este se verán involucrados en toda una suerte de "caos", que nos llevarán al orden finalmente, nuestras barreras tienen tiempo y son principalmente el 2009, 2010 y 2011 lo del 2012 es relativo pues podrían ser acortados los acontecimientos. A qué me refiero con toda una suerte de caos, a que hemos sido tocados en todos nuestros aspectos y lo seguiremos viviendo pero en forma más intensa ya que ante todas las posibilidades de mayor Luz que estamos teniendo, la oscuridad ha previsto un resistir, de tal manera que habrá una intensificación del lado oscuro, interno y externo, habrá más agresividad que se vivirá desde lo micro hasta lo macro. Aquellos que hayan en conciencia entrado a vivir antes estas cosas, serán los que puedan salir antes de las tribulaciones que estamos viviendo, de tal modo que no será todo al mismo tiempo, para unos antes para otros después, a algunos se nos vino la oscuridad encima hace mucho, por tratar y lograr despertar aunque haya sido lentamente. El trabajo está dando resultados, aunque la cortina de humo tendida por la oscuridad no nos permite ver esto, pero el humo o las nubes negras se irán disipando, para dejar a la vista de todos, como se marchitan las estructuras caídas de nuestra oscura sociedad. En estos momentos, los políticos y los economistas del mundo no dan abasto para tratar de frenar su desmoronamiento y en su desquiciamiento podríamos llegar a ver hasta alguna guerra más en su afán de frenar el avance de la Luz, pero esta ya no parará.
Amor, vivir en amor, sentir el amor, imbuirse de este y tratar de compartirlo sin límites es lo que nos podrá sustentar, no otra cosa y ahí sacar toda la fuerza necesaria para aguantar los pocos años que quedan para lograr el cambio del mundo, hasta entonces reciban el amor que nos está siendo enviado desde lo alto.