9 de agosto de 2008

GUIA PARA EL CONOCIMIENTO DE SI MISMO, 5ª Meditación


QUINTA MEDITACION
En la que se intenta formarse una Idea del Cuerpo Astral.
Cuando experimentamos, por medio de nuestro cuerpo elemental, un mundo suprasensible que nos rodea, nos sentimos menos separados de ese mundo, que lo que nos sentimos del mundo físico cuando estamos en nuestro cuerpo físico. y, sin embargo, guardamos una relación con este mundo suprasensible, que podemos expresar diciendo que hemos atraído hacia nosotros ciertas substancias del mundo elemental, en forma de cuerpo elemental, así como en el mundo físico llevamos parte de sus fuerzas materiales bajo la forma de nuestro cuerpo físico. Vemos que sucede así cuando tratamos de abrirnos camino en el mundo suprasensible, estando fuera del cuerpo físico.
Puede suceder que tengamos ante nosotros un hecho o un ser del mundo suprasensible. Puede estar allí, y podemos verlo, pero no sabemos lo qué es. Si somos bastante fuertes, podemos arrojarlo afuera, pero sólo retrayéndonos nosotros mismos al mundo de los sentidos, mediante enérgica concentración en las experiencias de ese mundo. Sin embargo, no podemos quedarnos en el mundo suprasensible y comparar con otros seres o hechos el ser o hecho percibido. y no obstante, sólo así es como podríamos formarnos una idea correcta de lo que vemos.
En esta forma, nuestra “vista” en el mundo suprasensible puede estar limitada a la percepción de cosas individuales, sin la facultad de moverse libremente de una cosa a la otra. Entonces nos sentimos como aprisionados por esa cosa individual.
Veamos la razón de esta limitación. Esta sólo podrá ser encontrada, cuando mediante un ulterior desenvolvimiento, la vida anímica interna se haya fortalecido aún más, y lleguemos al punto en que ya no encontramos más esta limitación, y entonces descubriremos que la razón por la que no podíamos movernos de una cosa a otra, se encontraba en nuestra propia alma.
Comprendemos que la vista en el mundo suprasensible difiere en esta forma de la percepción en el mundo de los sentidos. Uno puede, por ejemplo, ver en el mundo físico todas las cosas visibles si tiene ojos en buenas condiciones. Si uno ve una cosa, también puede, con los mismos ojos ver todas las demás cosas. Pero no sucede así en el mundo suprasensible.
Uno puede tener los órganos de percepción suprasensible desarrollados en tal forma que sólo puede experimentar este o aquel hecho, pero si hemos de percibir otro hecho, el órgano perceptor debe ser desarrollado especialmente con este objeto. Este desenvolvimiento le da a uno la sensación de que un órgano se ha despertado a una región particular del mundo suprasensible. Uno siente como si el cuerpo elemental estuviera como dormido con respecto al mundo suprasensible y como si tuviera que ser despertado con respecto a cada cosa en particular. En realidad es posible hablar de estar dormido o despierto en el mundo elemental, pero estos no son estados alternados como el mundo físico. Son estados que existen en el hombre simultáneamente.
Mientras no hemos logrado la facultad de percibir mediante nuestro cuerpo elemental, ese cuerpo, está dormido. Siempre llevamos este cuerpo con nosotros, pero es un cuerpo dormido. Con el fortalecimiento de nuestra vida anímica, comienza el despertar, pero al principio, de sólo una parte del cuerpo elemental. Cuanto más se despierta nuestro ser elemental, tanto más profundamente penetramos en el mundo elemental.
En el mundo elemental no hay nada que pueda ayudar al alma a producir este despertamiento. Por mucho que le sea dable contemplar, la percepción de una cosa no agrega nada a la posibilidad de percibir otra. La libertad de movimientos en el mundo suprasensible no puede lograrse con el auxilio de nada que se encuentre en el mundo elemental.
Cuando continuamos los ejercicios para fortalecer el alma, vamos adquiriendo más y más poder para movernos en regiones particulares. Y con todo esto, nuestra atención se va viendo atraída hacia algo en nosotros que no pertenece al mundo elemental, sino que descubrimos en nosotros mediante nuestra experiencia en ese mundo. Nos sentimos como seres particulares en el mundo suprasensible, que parecen ser los dueños y señores de sus cuerpos elementales; y que gradualmente están despertando estos cuerpos a la conciencia suprasensible.
Cuando hemos llegado hasta aquí un sentimiento de intensa soledad sobrecoge al alma. Nos encontramos en un mundo que es elemental en todas direcciones; nos vemos a nosotros mismos dentro de un espacio elemental infinito, como seres que no pueden encontrar en parte alguna a su semejante.
No queremos decir con esto que todo desenvolvimiento de la clarividencia deba llevar a esta tremenda soledad pero todo aquel que conscientemente y mediante sus propios esfuerzos, fortalezca así su alma, se encontrará con ella. Y si sigue a algún maestro que le va dando indicaciones, paso a paso, con objeto de facilitar su desenvolvimiento, se encontrará un día quizás tarde, con que su maestro lo ha abandonado a sí mismo. Se encontrará con que lo ha abandonado en plena soledad en el mundo elemental. Sólo después comprenderá que aquél se vio obligado a abandonarlo a sí mismo, cuando llegó la oportunidad de que sólo en sí mismo confiara.
En esta estadía de la jornada del alma, el discípulo se siente como un desterrado en el mundo elemental. Pero ahora puede seguir adelante si ha despertado en sí suficiente fortaleza, mediante su ejercitamiento interior. Puede comenzar a ver cómo emerge un nuevo mundo -no en el mundo elemental sino en sí mismo- un mundo que no está identificado ni con el mundo físico ni con el elemental. El discípulo en tal caso ve que un segundo mundo suprasensible se agrega al primero. Este segundo mundo suprasensible es al principio completamente un mundo interior.
El discípulo tiene la sensación de que lo lleva consigo y de que está sólo con él. Para comparar este estado con algo del mundo de los sentidos, tomemos el siguiente caso. Uno ha perdido todos sus seres queridos, y ahora solo tiene consigo el recuerdo de ellos en su alma.
Ellos viven para él solamente como pensamientos. El discípulo se encuentra frente a este segundo mundo suprasensible en tal forma como si lo llevara dentro de sí, pero sabe que se lo tiene separado de su realidad. No obstante, siente que esta realidad dentro de su alma, sea la que fuere, es algo mucho más real que un simple recuerdo del mundo de los sentidos. Este mundo suprasensible vive una vida independiente dentro de su propia alma.
Todo lo que se encuentra está ansiando salirse del alma y llegar a algo diferente. Así siente uno como un mundo dentro de sí mismo pero un mundo que no quiere permanecer allí. Esto da la sensación de ser partido en pedazos por cada uno de los detalles de ese mundo. Y se llega a un punto en que estos detalles se liberan, en que rompen algo así como una costra psíquica y se escapan. Y entonces uno se siente tanto más pobre por todo lo que en esta forma se ha escapado del alma.
Entonces aprende uno que esa parte de la realidad suprasensible que está en el alma, y que uno es capaz de amar por sí misma y no simplemente porque se encuentra realmente en el alma, se comporta de una manera particular. Lo que uno puede amar así profundamente no se escapa del alma, no fuerza su camino fuera del alma ciertamente, sino que se lleva al alma consigo. Y se la lleva a esa región donde vive en su verdadera realidad. Una especie de unión con la esencia real tiene lugar entonces, pues antes, uno sólo llevaba algo así como un reflejo de esa esencia real en el interior. El amor mencionado aquí, debe ser,. sin embargo, de la clase que se experimenta en el mundo suprasensible.
En el mundo de los sentidos uno sólo puede prepararse para ese amor. Y esta preparación tiene lugar cuando uno fortifica su capacidad para amar en el mundo de los sentidos. Cuanto mayor es el amor de que uno es capaz en el mundo físico, tanta mayor capacidad subsiste para el mundo suprasensible.
Con respecto a las entidades individuales del mundo suprasensible este obra como sigue. Por ejemplo, uno no puede ponerse en contacto con los seres suprasensibles reales que están en relación con las plantas del mundo físico si uno no ama las plantas en el mundo de los sentidos, y así sucesivamente. Sin embargo, puede cometerse un error con respecto a estas cosas. Puede suceder que alguien en el mundo físico mire el reino vegetal con completa indiferencia y que, no obstante, haya una afinidad inconsciente con ese reino, oculta en el alma. Y luego, cuando se entre en el mundo suprasensible, puede despertarse ese amor.
Pero la unión con seres del mundo suprasensible, no depende solamente del amor. Otros sentimientos, tales como, por ejemplo, el respeto y la reverencia que el alma pueda sentir por un ser cuando por vez primera sienta la imagen de este ser surgir en ella tiene el mismo efecto. Sin embargo, estas cualidades deben pertenecer a las cualidades íntimas del alma. Y entonces en esta forma uno aprenderá a conocer esos seres del mundo suprasensible, a quienes uno mismo les abrió el camino con dichas cualidades internas. Una manera segura de conocer el mundo suprasensible, consiste en obtener acceso a los diferentes seres por medio de nuestra relación con sus reflejos.
En el mundo de los sentidos amamos a un ser después de haber aprendido a conocerlo; en el segundo mundo suprasensible podemos amar la imagen de un ser antes de encontrarnos con el ser mismo, cuando esta imagen se presenta antes que el encuentro actual.
Lo que el alma en esta forma aprende a conocer dentro de sí misma, no es el cuerpo elemental.
Guarda una relación con ese cuerpo como su despertador. Es un ser que mora dentro del alma; se siente en la misma forma que sentiríase uno mismo durante el sueño, si no estuviera inconsciente; o sea, lo que sentiríase uno mismo si estuviera consciente fuera del cuerpo, mientras éste está dormido y fuera uno a despertarlo para sacarlo del sueño. Y de esta manera el alma aprende a conocer un ser dentro de sí misma que es un tercer algo, aparte del cuerpo físico y del elemental. Llamemos a este algo, el cuerpo astral, y esta expresión por el momento no significará nada más que aquello que, en la forma descrita, se experimenta dentro de este segundo mundo suprasensible.

7 de agosto de 2008

Dia del Padre Yahveh. A celebrar todos.



MEDITACION ESPECIAL CELEBRACION DEL DIA DEL PADRE

YAHVEH



ESTE VIERNES 8 DE AGOSTO DE 2008 A LAS 8 P.M. HORA LOCAL SE REALIZARA POR ESPACIO DE MEDIA HORA UN TRABAJO DE MEDITACION ESPECIAL, POR EL EL DIA DEL PADRE YAHVEH, INSTAURADO SOLO POR ESTE AÑO Y PARA ESTOS EFECTOS.


En esta materializada tierra todos tienen su día, el dia de la madre, el día del niño, luego hicieron el dia del padre y así sucesivamente.

Celebramos al Hijo Divino en semana santa y en Wesak, pero nos falta el día de Yahveh.

Siendo uno de los números importantes por la matemática que encierra y que representa dicho en forma simple el 8= Infinito, es un buen momento para celebrar de todos los trabajadores y trabajadoras de Luz en el planeta.

Como todo trabajo se hará en forma libre de tal modo que solo operará con aquellos que así lo quieran, tendrá 4 enfoques en relación con el trabajo específico:


1-) Término de karmas por gracia en relación al 3er. ojo, de tal manera que podamos contemplar de una manera distinta la obra del Padre en estos planos.

2-) Limpieza del planeta, conforme a la voluntad divina y que todos podamos aportar un pequeño grano de arena.

3-) Sanación y fortalecimiento, con término de karmas en relación con la cada vez más fuerte y negativa presencia de seres extraterrestres, que nos están poniendo muy cuesta arriba el trabajo espiritual y que nos provocan enfermedades entre otros males.


4-) Por último, y una vez terminado pueden quedarse en la Paz del Padre Yahveh y gozar de su presencia divina y amooooorrrrrrrr....


Para los más novatos se les sugiere sentarse cómodamente, en su lugar más especial, centrarse en si mismos, pedir en el nombre y la gracia de Cristo ser conectados con el trabajo de Celebración dirigido desde el Centro Enoquiano, -hay que ser precisos en lo que se pide, no vayan a ser conectados a otros lugares, por otros seres-, cerrar los ojos, previamente invocar la protección del gran príncipe Mikael (Tsar hagadol Mikaelilu) y con los objetivos claros dejarse llevar, sientan la paz y el amor a nivel del corazón, deberían sentir calor, el que sienta frío debe pedir que le sea retirada dicha oscuridad por gracia divina y especialmente pidan que les "apaguen su lado oscuro" por ese momento, para que no perturbe su trabajo. Esto durará 30 minutos, el que así lo sienta puede continuar. La hora local es de cada país, no la de Chile, los Maestros se encargan que todo sea para todos a la misma hora.
Espero haber sido claro, cualesquiera consultas espero que sean hechas en los comentarios esta noche, para tener tiempo de responder, después de la meditación los que se hayan unido al trabajo, pueden ser amables y compartir con el resto su experiencia en los comentarios al final del post.


Nos vemos y sentimos mañana.

3 de agosto de 2008

Lado Oscuro, parte 6ª


Continuamos con este magnífico texto sagrado en el cual se habla entre otras cosas de la oscuridad externa, cabe señalar que lo externo es interno, por ende al Dragón externo, se corresponde el interno, nuestro propio dragón. He querido como muestra colocar este video que representa el inframundo y la actuación de la oscuridad de uno en ella, permite hacerse una idea de como funcionan las cosas en aquellas dimensiones, que algunos guionistas y escritores, así como dibujantes o pintores, pueden reflejar tan magníficamente, en fin que disfruten la lectura, de la boca del Maestro Jesús en la gran enseñanza sobre tantos misterios de este mundo y el video.
Pistis Sophia, Libro IV [131]
De nuevo María continuo diciendo: "Señor mio El dragón de la oscuridad externa viene hacia este mundo [Kosmos] o no?" El Salvador contesto a María, diciéndole: "Cuando la luz del sol esta alrededor [del mundo], este [el sol] oculta la oscuridad del dragón; pero si esta debajo del mundo, entonces la oscuridad del dragón está ahí como una cortina sobre el sol, y el aliento de la oscuridad viene hacia el mundo en la forma de humo en la noche, es decir, cuando la luz del sol no esta irradiando, porque verdaderamente el mundo no es capaz de resistir la oscuridad del dragón en su forma verdadera sin disolverse y desintegrarse inmediatamente". Cuando el Salvador hubo dicho esto, nuevamente María se adelanto para decir al Salvador: "Señor mio, yo aun debo preguntarte y no me lo impidas. Ahora bien, Señor mio: Quien es aquel que impulsa al hombre para que peque?" El Salvador contesto a María, diciendo: "Son los arcontes del Heimarmene quienes impulsan al hombre hasta que el peca". María hablo al Salvador, preguntando: "Señor mio, entonces los arcontes bajan al mundo e impulsan al hombre de modo que el peca?" El Salvador contesto a María, diciendo: "No es que ellos bajen hacia el mundo, sino que los arcontes de Heimarmene, cuando un alma vieja esta lista para pasar hacia abajo a través de ellos, entonces los arcontes de ese gran Heimarmene que están en las regiones de la cabeza de los eones, la cual es esa región llamada la región del reino de Adamas, y que es la región que mira hacia la Virgen de Luz, entonces los arcontes de esa región de la cabeza le dan al alma vieja una copa del olvido de la simiente de la maldad, llena con todos los diversos deseos y amnesia, e inmediatamente cuando el ama bebe esa copa, olvida todas las regiones en donde ha estado y todos los castigos a través de los cuales ha pasado. Y esa copa del agua del olvido toma forma fuera del alma, e imita al alma en todas sus formas y se asemeja a esta y es esto lo que es llamado el espíritu falsificante. Si no obstante, es un alma nueva la cual ha sido tomada del sudor de los arcontes y de las lágrimas de sus ojos o mas probablemente del aliento de sus bocas, si de hecho es una de la almas nuevas o es una de tales almas, si es una del sudor, entonces los cinco grandes arcontes del gran Heimarmene toman el sudor de todos los arcontes de sus eones, amasándolo junto y dividiéndolo para convertirlo en un alma. O mas probablemente si esta [el alma] es el residuo de la purificación de la Luz, entonces Melquizedek se los quita [el residuo] a los arcontes. Los cinco grandes arcontes del gran Heimarmene amasan junto el residuo, lo dividen y lo convierten en diferentes almas de manera que todos y cada uno de los arcontes de los eones ponen su porción en el alma y de este modo lo mezclan, así que todos ellos tienen su parte en el alma. Y los cinco grandes arcontes cuando lo dividen y lo forman en almas, lo sacan del sudor de los arcontes. No obstante, si ella [el alma] es del residuo de la purificación de la Luz, entonces Melquisedek el gran paralemptor de la Luz se lo quita [el residuo] a los gobernantes o aun si ella [el alma] es de las lágrimas de sus ojos o del aliento de su boca. En una palabra para esa clase de almas, cuando los cinco grandes arcontes las dividen y las convierten en almas diferentes, o aun cuando sea un alma vieja, entonces el mismo arconte que esta en la cabeza de los eones, mezcla la copa del olvido con la simiente de la maldad, combinándola en cada alma nueva en el momento en que el esta en la región de la cabeza [la estructura del mando]. Y esa copa del olvido se convierte en el espíritu falsificante para esa alma, y permanece fuera de esa alma, siendo un manto para ella y pareciéndose a ella en todo sentido, como un manto que la envuelve rodeándola. Y los cinco grandes arcontes del gran Heimarmene de los eones y el arconte disco-sol y el arconte disco-luna exhalan hacia el interior de esa alma, y ahí sale de ellos una medida de mi poder que el ultimo ayudante Ayudante ha arrojado hacia la Mezcla y la medida de ese poder permanece dentro del alma, desatado y existiendo bajo su propia autoridad para la administración que a esta se le ha dirigido, que es dar percepción al alma para que siempre busque las obras de la Luz de lo Alto. Y ese poder imita la forma del alma en todo aspecto y se parece a ella. No puede estar fuera del alma, sino que permanece en su interior, como desde el principio yo lo he mandado; cuando yo dispuse que fuera arrojada hacia el Primer Mandamiento y le di mandato para permanecer así con las almas, de acuerdo a la dirección del Primer Misterio.Y yo les diré estas palabras en la expansión [del Todo], con respecto al poder y también en cuanto al alma en los tipos en que ellas son creados, o que arconte las creo, y de los diversas clases de almas. Y les diré en la expansión del Todo precisamente como muchos crean almas. Y les daré los nombres de todos los que crean al alma y les hablare del tipo, y como el espíritu falsificante y el destino [Moira] son puestos juntos. Y les diré el nombre del alma antes de ser purificada y después su nombre una vez que esta refinada y purificada. Y les diré el nombre del espíritu falsificante y les diré el nombre del destino [Moira]. Y les diré el nombre de todas las ataduras con las que los arcontes sujetan el espíritu falsificante al alma y les diré el nombre de los decanos que establecen el alma en los cuerpos del alma del mundo. Y les diré como son hechas las almas y les diré el tipo de cada alma; y les diré el tipo de las almas de los humanos y aquellas de los pájaros, aquellas de los reptiles, y les diré el tipo de todas la almas y de aquellas de los arcontes que son enviadas al mundo, de modo que puedan lograr todo el Conocimiento. Todo esto se los diré en la expansión del Todo y después de eso les diré por que ha ocurrido todo esto. Escuchen ahora, que yo les diré acerca del alma con respecto a lo que he dicho: los cinco grandes arcontes del gran Heimarmene de los eones y los arcontes del disco-sol y los arcontes del disco-luna exhalan hacia esa alma, y ahí sale de ellos una medida de mi poder, como acabo de decir, y la medida de ese poder permanece dentro del alma, de modo que el alma pueda continuar. Y ponen el espíritu falsificante alrededor del alma, para que la vigile y la acompañe y los arcontes los sujetan al alma con sus sellos y ataduras, la sellan a el, por esto el siempre la impulsa, de modo que esta constantemente se entrega a las pasiones y actos ilícitos, para que por siempre sirva y en todo tiempo permanezca bajo su dominio en las transformaciones del cuerpo; y lo sellan [al espíritu falsificante] a ella para que se encuentre en todo el pecado y en todos los deseos del mundo. Es por eso que he traído hacia este cosmos los misterios que desatan todas las ataduras del espíritu falsificante y todos los sellos que esta sujetos al alma, aquellos que dejan al alma libre y la liberan de sus padres los arcontes, y la hacen luz refinada y la llevan hacia el reino de su Padre, el primer Camino, el Primer Misterio, por siempre.Es por esta razón que les dije antes: 'Aquel que no abandona a su padre y madre y viene y me sigue, no es merecedor de mi' [Lucas 10:37] En ese tiempo dije: Ustedes han de dejar a sus padres los arcontes, que los haré hijos del Primer Misterio por siempre".