18 de abril de 2008

¿Debemos Juzgar?




¿DEBEMOS JUZGAR?

Antes debemos hacer el análisis sobre el uso correcto del lenguaje, debido a la gran confusión por el manejo inadecuado del mismo, una vez realizado esto, sobre la base de las palabras que producen la confusión, podemos analizar nuestra conducta en relación a las enseñanzas cristianas. Probablemente al lego en la materia, le sea fácil creer que entiende esto muy claramente, mejor que el especialista, pero usualmente es su EGO, el que le hace creer más no el entendimiento correcto, del uso del lenguaje y en especial de las palabras cuestionadas.

Las palabras son: Juzgar y Justicia, las cuales suelen mezclarse y usarse como sinónimas una de la otra, cuando en realidad son casi totalmente distintas, y en nombre de la una se hace uso y abuso de la otra, cuál es la importancia práctica de ésto o en que nos influye, se verá en el desarrollo de este pequeño trabajo, aquí abajo aparecen los significados que están en una enciclopedia, en su uso más común y en el mismo orden de sus distintas acepciones.

JUZGAR: (lat. iudicare)
1-) Deliberar y decidir sobre una cosa como juez o árbitro.
2-) Persuadirse de una cosa, creerla.
Sin. Fallar, enjuiciar, sentenciar.
JUSTICIA: 1-) Virtud que inclina a dar a cada uno lo que le pertenece.
2-) Una de las cuatro virtudes cardinales.
3-) Derecho, razón o equidad.
4-) Lo que debe hacerse según derecho o razón: pido justicia.

PLANTEAMIENTO:
Muchos acostumbran juzgar, situaciones, cosas y personas y se creen con derecho a hacerlo, ¿tienen razón para esto o están equivocados? No soy yo el que los vaya a juzgar, aunque mi posición, es que no debemos juzgar, ni es tampoco, la intención de este artículo es emitir un juicio sobre ellos, esta escritura fue inspirada en lo que a mi parecer es la sana y correcta doctrina e interpretación a la Luz del Cristianismo, reflejado básicamente en la Biblia, teniendo como exponente máximo a Jesús, Yoshua-Iesus, y por ende es importante esta otra pregunta, ¿cómo deberíamos actuar para ser realmente justos, los tzaddikim de que habla la Torah Or?
Creo que la respuesta a las preguntas, está dada por la escuela que hayan tenido, entendida ésta, no cómo la escuelita del pueblo, sino que la historia de la persona, las costumbres, su entorno familiar, comunitario, social, nacional, religioso y cultural. La imposición en la persona, de un entorno fuerte, violento, dónde se vive o ha vivido a la defensiva, o dónde siempre se juzga, produce tendencia o acostumbramiento a juzgar y vamos haciendo o repitiendo esta conducta en todas partes, desde las cosas o situaciones de absoluta importancia hasta las más nimias y triviales.

Al repetir estas conductas, nos vamos cargando en forma negativa, adquirimos por lo tanto un karma, respecto de todos y cada uno de aquellos a los que hemos juzgado, por lo que si hemos juzgado a millones de personas, tenemos millones de deudas o karmas acumuladas en nuestro “debe”, encima, para aumentar esta espiral, cómo esto es parte de la programación negativa de los señores caídos, vamos enriqueciendo esta vibración, lo cual significa para quien no lo entienda así, aferrarnos a la tridimensionalidad y en vez de ayudarnos a salir de ella, nos estacionamos por mas tiempo. Respecto de la colectividad hemos enviado una mala señal o información y damos empujones para que los demás también nos juzguen, pero no sólo a nosotros, sino que a otros y estos a su vez a otros más, entonces en vez de dar o contribuir a traer LUZ, superior, otorgamos la misma que existe aquí, o sea, entrópica negativa.

Generalmente no tenemos una visión completa de lo que ocurre afuera de nosotros, con suerte podemos tener una visión sobre nosotros mismos, mal podemos entonces juzgar a alguien, ya que siempre estamos faltos de elementos de juicio, es mas aún estando conscientes de ello, caemos en los mismos errores una y otra vez, debemos entonces hacer un gran esfuerzo para cambiar esta programación negativa y superarnos y ayudar a elevar el estado de conciencia de la humanidad, aunque nos cueste, nadie dijo que estas cosas son fáciles. A veces incluso nos dejamos guiar por comentarios de terceras personas sobre otras, olvidándonos de cosas que son esenciales como de escuchar en forma personal las cosas, para tener una opinión clara al menos, lo cual significa juzgar y muy mal ya que ni siquiera existieron los mínimos elementos para un juicio.

QUE NOS DICEN LAS ESCRITURAS SAGRADAS
Nos señala Mateo a continuación del capítulo donde JESÚS la oración del Señor, en el Capítulo 7, versículos 1 y 2, (importante la gematria de los números), dice: 1 "Dejen de juzgar, para que no sean juzgados; 2 porque con el juicio con que ustedes juzgan, serán juzgados y con la medida con que miden se les medirá." Y en el 12 "Por lo tanto, todas las cosas que quieran que los hombres les hagan, también ustedes de igual manera tienen que hacérsela a ellos; esto, de hecho, es lo que significan la Ley y los Profetas.
Lucas 6 vers. 37 repite esta idea “Ademas, dejan de juzgar, y de ninguna manera serán juzgados; y dejen de condenar y de ninguna manera serán condenados. Sigan poniendo en libertad y se les pondrá en libertad”
En carta a los Romanos capítulo 2, versículos 1 y 2 "Por lo tanto eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas, si juzgas; porque en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo, puesto que tu que juzgas practicas las mismas cosas. 2 Ahora bien, sabemos que el juicio de Dios es, de acuerdo con la verdad, contra los que practican tales cosas. 3 Pero ¿tienes tú esta idea, oh hombre, mientras juzgas a los que practican tales cosas y, no obstante, las haces, que tu escaparás del juicio de Dios? .
Capítulo 14, vers. 10 Pero ¿Porqué juzgas a tu hermano? ¿O Por qué también menosprecias a tu hermano? Pues todos estaremos de pie ante el tribunal de Dios, 11 porque está escrito: “tan ciertamente como que vivo yo – dice Yahveh-, ante mi toda la rodilla se doblará, y toda lengua hará, reconocimiento abierto a Dios” 12 De manera que cada uno rendirá cuenta de si mismo a Dios”. 13 Por lo tanto, ya no andemos juzgándonos unos a otros, sino mas bien hagan que esto sea su decisión: el no poner delante de un hermano tropiezo ni causa para dar un traspié.
Santiago 4 v.10 Humíllense a los ojos de Yahveh y el los ensalzará. 11. Dejen de hablar unos contra otros hermanos. El que habla contra un hermano o juzga a su hermano habla contra ley y juzga ley. Ahora bien, si juzgas ley, no eres hacedor de ley, sino juez. 12 Uno sólo hay que es legislador y juez, el que puede salvar y destruir. Pero tu, ¿quién eres, para que estés juzgando a tu prójimo?.
Romanos 14 v.4. “¿quién eres tú para juzgar al sirviente de casa ajena? Para su propio amo está en pie o cae. En verdad, se le hará estar en pie, porque Yahveh puede hacer que este en pié. 5. Un hombre juzga un día como superior a otro, otro juzga un día como todos los demás, cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”.
La primera de Juan, cap.2 vers. 9, nos dice, el estado en el que está –a mi parecer- entre otras actitudes, aquel que está juzgando: “El que dice que está en la Luz y, sin embargo, odia a su hermano, está en la oscuridad hasta ahora mismo. 10. El que ama a su hermano pertenece en la Luz, y en el caso de él no hay causa de tropiezo. 11. pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y está andando en la oscuridad, y no sabe a donde va, porque la oscuridad le ha cegado los ojos”.
¿QUIEN ES EL JUEZ?
HCH Cap. 17 v29. “Visto, pues, que somos linaje de Dios, no debemos imaginarnos que el Ser Divino sea semejante a oro, o plata, o piedra, semejante a algo esculpido por el arte ingenio del hombre. 30. Cierto, Dios ha pasado por alto los tiempos de tal ignorancia; sin embargo ahora esta diciendo a todos en todas partes se arrepientan. 31. Porque ha fijado un día en que se propone juzgar a la tierra habitada con justicia por un varón a quien ha nombrado, y ha proporcionado a todos los hombres una garantía con haberlo resucitado de entre los muertos.
SOBRE LA JUSTICIA
Mt. 5 vers.6: “FELICES SON LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE JUSTICIA PUESTO QUE ELLOS SERAN SACIADOS”
En ninguna parte de la Biblia se señala dejar la justicia de lado, siempre debemos luchar por ella, lo cual nos hace justos a los ojos de Yahveh, pero esto es totalmente distinto a juzgar.
Daniel, en el Cap. 12 vers.3 expresa lo que le dijo el Angel Gabriel “Y los que tengan perspicacia brillarán como el resplandor de la expansión; y los que traigan a los muchos a la Justicia, como las estrellas hasta tiempo indefinido aún para siempre”.
Mateo 12 vers. 18 ¡Mira! ¿Mi siervo a quién escogí, mi amado a quien mi alma aprobó! Pondré mi espíritu sobre él, y aclarará a las naciones lo que es la JUSTICIA, 19. No reñirá, ni levantará la voz, ni oirá nadie su voz en los caminos anchos. 20. No quebrantará ninguna caña cascada, y no extinguirá ninguna mecha de lino que hemos, hasta que envíe la justicia con éxito.

2. Ti cap. 2:24 “Pero el esclavo del Señor no tiene necesidad de pelear, sino de ser amable para con todos, capacitado para enseñar, manteniéndose reprimido bajo lo malo, 25. instruyendo con apacibilidad a los que no están favorablemente dispuestos; ya que Dios quizás les dé arrepentimiento que conduzca a un conocimiento exacto de la verdad, 26. y recobren el juicio fuera del lazo del diablo, ya que han sido pescados vivos por él para la voluntad de ese”.

Para terminar comentando la carta a Timoteo, ya que podríamos seguir el tema por días y días, talvez, dice que Yahveh, quizás nos de “un conocimiento exacto de la verdad”, lo cual implica que la verdad exacta sólo proviene de él y de nadie más, por lo que este documento, es mi verdad y lo que creo correcto, vosotros en vuestro libre albedrío veréis si lo compartís o no.

El que quiera ahondar el tema puede ver los siguientes textos: Lu. 18:-7, Jn 18:8-Hch 10:35-Heb. 17:31, Heb. 2:2; 1 Pe 2:23.
Amados hermanos que la Luz de Cristo y el Espíritu Santo reinen en nuestros corazones y nos den el entendimiento superior Binah.
Amen- Amen- Amen- Amen