19 de marzo de 2017

Sanación del árbol, algunas observaciones sobre las sanaciones






Este es el nombre del sistema de sanación que me fue inspirado por la orden de Melquísedec hace muchos años atrás y que es la base del trabajo que realizamos los sanadores formados sobre la base de este sistema.

El sistema es la guía mecánica de trabajo para un sanador, no es similar a lo que hacen los terapeutas en otros sistemas u otras formas de medicina alternativa. Lo que formo como Maestro de Sanación, son sanadores, no terapeutas, son personas que tienen una iniciación del Espíritu Santo, quien interviene otorgándole este don y que colocan su alma en el proceso de sanación de un ser del reino humano, animal, vegetal o mineral.

Todo necesita sanación, nosotros como sanadores formamos parte de una cadena del cual somos el último eslabón en la carne, somos la cara visible que realiza una sanación e influimos en una parte, en un porcentaje en la sanación del paciente, pero no somos nosotros los que decidimos quien se va a sanar, cuando o cómo, o en que porcentaje sanará.

Una de las muchas bondades que tiene este sistema es que además nos conecta con los Maestros de Luz, lo cual nos otorga el permiso a trabajar los karmas de las personas, si no fuese esto posible la persona recaería en su enfermedad, no duraría su sanación mucho tiempo, el trabajo de karmas permite que lo que se realiza en la sanación perdure en el tiempo.

Tenemos generalmente buenos resultados, algunos son milagrosos, pero no siempre ocurre así, por eso quise compartir con tod@s, algunas observaciones sobre la sanación, como para conocer tras bambalinas lo que no se cuenta de ellas.

Vivimos en un mundo que fue construido como tal por el diablo, es lo que conocemos, de tal modo que las enfermedades existentes van conforme a lo que el dispuso para nosotros en relación a enfermedades y medicinas. La Luz debe entrar a batallar con la oscuridad cada vez que se hace una sanación de Luz. Y nosotros los sanadores que trabajamos con la Luz de Cristo Jesús siempre jugamos con las reglas limpias, la buena fe y el amor de Cristo Jesús y de su padre Yahveh Elohim.

De pronto hay enfermos que ven esto o sea sus problemas de salud, con criterio economicista que solo piensan que hay una enfermedad y la ven como una mercancía, un pago que realiza y lo quiere ver como algo económico y quiere ser sanado porque para eso paga; como parte de un sistema de mercado, cuando la verdad es que nosotros estamos ajenos totalmente a lo que hace el mundo económico, hay un pago, pero no es del servicio que se hace, es un pago al tiempo y a la importancia de lo que se realiza, lo que además nos permite pagar las cuentas como a todo el mundo, entonces el paciente dice o piensa yo pagué por esto y resulta que no está ya resuelto, sin pensar que hay una infinidad de cosas detrás de cada sanación que se realiza. Miran las sanaciones con criterio económico y nosotros no aseguramos resultados, solo ofrecemos nuestra profesionalidad, dedicación e interés por producir la sanación holística del paciente o sea, que también se vea reflejado en el plano físico. (Aparte del amor que entregamos desde que aceptamos convertirnos en sanadores) El resultado está determinado por los karmas de la persona y por la humildad, fe y deseos de cambiar y amar, el cumplir con los mandamientos de Cristo Jesús. 

En esto juegan los karmas, nosotros por esta conexión especial que tenemos con Cristo Jesús, manejamos la posibilidad de que les sean terminados por petición dichos karmas, para lo cual hay que ser muy específicos en lo que se pide y eso logra hacer un sanador, aparte de sanar, conectarse con lo íntimo del alma del paciente para lograr revelar que karmas hay escondidos, ya que no tenemos una guía con los cientos de miles de karmas del paciente y solo podemos en un tratamiento acabar con la mayoría de los karmas que enfermaron al paciente en una etapa de su vida y esto es altamente complejo, porque además el paciente no es un ser aislado de la realidad planetaria o solar, incluso universal en ese sentido corre la suerte de todos, no estamos ajenos al destino planetario, ni vamos por cuenta propia. De tal manera que su sanación está también vinculada a los tiempos o época en la que vivimos, no somos en absoluto seres individuales y desconectados o separados de todo mundo, aunque así parezca.

El diablo tiene su propia medicina que es la alópata (también maneja algunas medicinas alternativas) y ellos están empoderados en el mundo como lo “correcto” cuando la realidad es que no salvan a nadie, sus resultados son escasos, pobres y de un costo económico elevadísimo para la población, dicha medicina oficial no admite competencia porque se les podría venir abajo el negocio y dejarían de recibir los miles de millones de dólares anuales gracias al negociado de la salud, a la que contribuyen a enfermar avalando conductas genocidas en el mundo.

Nosotros los sanadores cobramos un precio exiguo en relación a lo que hacemos y que tiene un sentido de dejar libre de deuda al paciente con el sanador, sin perjuicio de ser el dinero el medio que aun permite la sobrevivencia material en este mundo, causa por la cual también recibimos un pago en dinero, hasta que se idee otra forma de pago.

Como decía los karmas son cientos de miles, lo cual conspira en contra de una sanación, sin embargo hay un mayor aporte de Luz que permite que las sanaciones sean exitosas mayoritariamente, pero hay una minoría que son difíciles y no es que las enfermedades sean difíciles, son los pacientes los difíciles. Hay gente por ejemplo que fue bruja o brujo en muchas vidas y mandaron a la tumba a varios por medio de sus maldades y después de haber vivido así por muchas vidas, ahora les llega el karma de vuelta, en la actualidad no son brujas, -en la carne, aunque su lado oscuro sigue con esas prácticas antiguas por costumbre- y les llega de vuelta brujerías y magia a ellas, recurren a nosotros pues somos casi los únicos que podemos como intermediarios poner término a estas maldades -sin hacer cosas oscuras- y hay mucho amor y perdón desde los mundos celestiales de Cristo para ayudar a todos los que de corazón quieren recibir la Luz de Cristo Jesús, pero eso significa que hay que atenerse a las formas en las que se recibe la sanación, hay muchos karmas envueltos muchas veces y están atados unos con otros, de tal modo que hay que deshacer todos los hilos y ataduras antes de que algo se acabe. Y eso cuesta tiempo en la materia por eso es primordial un tratamiento, no hay sanaciones de una sesión, pues todo opera con el karma.

Se que hay mucha gente que piensa que las vidas pasadas no cuentan y ese es un craso error, los karmas son principalmente generados en esas vidas y después de 10.000 vidas o muchas mas, algunos menos, creen que por una vez que tienen una vida mas decente no les debe llegar nada de vuelta, como si la maldad se desvaneciera porque ellos se atienden con la Luz o creen que los karmas no existen para ellos, dejando sus grandes egos de lado, esta ley del karma es para todos. Pues la realidad es así en la actualidad.

Cristo Jesús tenía ese poder para terminar con algo, por ser quien era y podía poner término a todos los karmas con solo pedirlo, pero aunque nosotros trabajamos con el, no somos el y aunque hacemos nuestro máximo esfuerzo a veces no basta para terminar con las vastedad de los karmas del paciente, el se amarga y se frustra, muchas veces ni cuenta se dan de que los sanadores aunque hagamos sanaciones a distancia quedamos cargados en cada sesión a causa del paciente, lo cual nos significa de todo tipo de daños, desde lo físico a nuestro cuerpo a daños materiales, porque los seres que están vinculados a las enfermedades a veces tienen los poderes para dañarnos a nosotros, a nuestro entorno y a nuestros bienes, ¿porqué? Porque nosotros también tenemos karmas y no estamos exentos del pago que cobra la oscuridad. No es que estemos disminuidos o no tengamos una cuota importante de manejo de energía o la Luz no tenga poder, significa que para la Luz hay principios, valores y justicia. Priman bienes superiores y no van a saltarse todas las vidas del paciente porque pagan una sesión al sanador, debe operar la justicia si o si. 
El otorgamiento de la gracia divina es privativa de la divinidad, no de la humanidad, a veces se otorga, a veces no.

Lo otro que también es digno de considerar es que la Luz no está aquí para servirnos, el paciente no le está haciendo ningún favor a la Luz por enfermarse y los Maestros de Luz definitivamente no son empleados de los enfermos, ellos nos hacen un favor a la humanidad por amor, un gran amor y punto, pero siempre y cuando lo que se busque sea acercarse a la Luz, pero si no hay un acercamiento real, ellos no van a sanar a la persona, tiene que haber una finalidad superior y comprender el designio divino, pero no van a meterse a este plano para sanar una dolencia física de una persona que pretende seguir con la misma vida oscura que ha llevado hasta que se enfermó. Se trata de hacer cambios en la conciencia, modificar la conducta de vida que le significó enfermarse. Y aún mas, la Luz trata a través de estas sanaciones que las personas queden a punto de ser salvadas, prepararlas para la redención, o sea una sanación que no hay dinero en este mundo que pudiese pagarla, pero en la que si nosotros la estamos trabajando desde hace años.

El camino es duro, a mi me ha tocado muy duro, me ha tocado vivir todo tipo de desgracias por lo que hago, pero directamente proporcional al daño que me han causado es la recompensa que tendré por no haber cedido a los intereses del diablo ni del anticristo, los causantes de mis desgracias.

Hemos tenido grandes mejorías y sanaciones, en mi experiencia personal las mas grandes sanaciones han ocurrido a aquellas personas que tienen la fe mas grande y así he experimentado una vez tras otra, todas las verdades contenidas en los rollos del nuevo testamento así como del antiguo, también he podido comprobar el cumplimiento de profecías del los rollos del antiguo testamento bíblico y del nuevo.

Las sanaciones no van conforme a los requerimientos del paciente, en términos generales si, pero no se busca satisfacer sus inmensos niveles de ego, sino las verdaderas necesidades de crecimiento del alma. El alma que es nuestra esencia se ha teñido de oscuridad por el paso por estos mundos de la materia, nunca vino a buscar una experiencia terrenal cayó a estos mundos por no estar conforme con el amor del Padre celestial Yahveh y ahora después de millones de años cuando los karmas que antes pactaba con el diablo para aplazarlos, ya no lo puede hacer, porque el diablo está perdiendo su poder en estos mundos porque la Luz de Cristo es mayor y se acerca mas a nosotros lo cual significa que Satanás ataque mas a quienes buscan estas sanaciones, debido a que son estos pacientes los que se ponen a menor distancia de la Luz si es que aceptan seguir ese camino. Lo cual implica ataques que pasarán, aunque desgraciadamente hay pacientes que no tienen la fortaleza para soportarlos y se entregan en los brazos de la oscuridad de nuevo, con el fin de calmar los dolores o el tormento, aunque ni se imaginan el precio que eso les significará.

El diablo también sana y el anticristo, es por eso que hay “milagros” en algunas religiones que se dedican a ello y es obvio porque es la materia y esa la gobierna el diablo de tal modo que no les cuesta sanar a nadie, total es un módico precio que puede ser la familia, el amor, la paz, la vida misma en un plazo mediano, etc. el servicio oscuro durante algunas vidas o lo que su imaginación se le ocurra pactar. A veces escuchamos en algunas películas que hay algunas personas que venderían a su madre al diablo con el fin de obtener algo, pues ¿saben qué ? Así es y así ocurre, hay gente que por sanarse de algo aunque solo sea en la carne es capaz de dar todo y lo dan.

Muchísimas veces he podido darme cuenta como un paciente tiene una impresionante vuelta atrás después de empezar a recuperarse y por supuesto le echan la culpa al sanador porque siempre se busca a un culpable, pero ¿quieren saber quien es el verdadero culpable? El mismo paciente, ¿pero cómo? se preguntarán, es muy simple, todos tenemos lado oscuro, así es todos tenemos en nuestro inconsciente un dragón y una serpiente, o sea la energía masculina y la femenina, todos sin excepción; ellos son parte del verdadero pecado original, esa fue la manzana que se comió Eva y que nos pesa hasta el día de hoy, escribí sobre ellos hace años en este blog, hay 10 entradas para quien quiera enterarse. Pues bien, este lado oscuro del mismísimo paciente interviene solo el mismo o con ayuda de demonios o extraterrestres o lo que sea oscuro, para auto producirse daño. ¿Cual es la finalidad de esto? Porque ¿cómo va a ser que uno se haga daño a si mismo?, si lo viesen desde la psicología lo verían como la resistencia del paciente a sanar, pero la realidad es que si el paciente sana es mas feliz, si sana además, se acerca a Cristo Jesús y si se acerca y eleva su vibración podría subir a los cielos superiores y si así fuese el lado oscuro dejaría de existir, porque su energía solo funciona bien aquí en los infiernos, en lo alto, queda inerte, por eso todo lo que signifique drama para la persona atrae cosas malas y la deja con mala vibración y en ese caso su baja vibración la deja en estos planos sigue reencarnando y el lado oscuro sigue existiendo, ese es el motivo real del autoatentado a la propia salud.

Podría seguir hablando horas y horas sobre la sanación, pero esta vez quise compartir estos dolores del alma que tenemos que cargar los sanadores y solo para terminar este posteo, quiero decir que nosotros tenemos como fuente final al Padre Yahveh, con el nos conectamos.

Hay otros sistemas para sanar o de medicina alternativa que ni se conectan ni arriba con la Luz ni con el padre Yahveh, así que ojo, pues quien busca las cosas de la tierra, de la materia, encuentra a su constructor y la Luz no se encuentra en la tierra, sino en las alturas.

Hay unos monjes muertos de Brasil que vienen o van y sanan donde la gente lo pide, y dicen que es gratis, no existe la gratuidad, en esto, todo tiene un precio. Yahveh es el padre de la Luz viviente y nosotros trabajamos con los vivos, los que trabajan con la muerte terminan experimentándola. 

Busquen algo permanente y trascendente, no el resultado pobre por una ilusoria inmediatez que solo da la magia, La Luz no opera de esa manera.